martes, 28 de enero de 2014

DISCURSO POR WHITMAN


-En 'Actas de (mala) Fe', Mosquito Editores, próxima aparición.



Sepa usted lo acontecido de este lado
de las puertas batidas, lapsos que caen
del dios suyo, dios de las praderas
con luenga barba y testículos ingentes
aunque con eso bastara, sepa usted, si acaso
me figura deificando, yo, el menos crédulo de los hombres,
por demás suscriptor de sus adeptos
para sufragar el rancho de su veteranía
cuando en Cándem tuvo ese retiro sumo,
misma aldea donde pluma y verga suya
fueron al reposo, sombrero cucalón y rifle suyo
de todo lidiar por las setenta y dos marcas
de cuchillo en sus dinteles, hacha y vientre suyo
de patriarca estéril señor de hijastros y ahijados,
cuáquero de río, semental en andrajos,
soldado y bardo por enfermería y linotipia,
usted, asístame la talla para deciros esto
en locuaz soliloquiada,
a mí, el menos hombre-masa que haber se pueda, déjeme
le lleve no sé cómo con este rol magro mío,
le cargue con su mole la hermandad pasmosa y populosa
que no menos incita no obstante ser Caín
uno de mis nombres, admítame estos ritmos tardíos,
estas silvas percutidas en pulso reverente, modo arcaico
que no me consentía otro tono de decir
de tanta ley como va corrido, de tanta lengua
farragosa o zalamera
de pablos esos imitadores suyos de lección varia,
el de roca y el de arena y leones otros
que le hirieron de adular donde el saqueo y el babeo,
ellos de tan hétero-fanfarria, justo a usted
tan homogéneo diverso. Pero seamos llanos
de franqueza corriente en las aguas de embriagarse,
ésas del desnudo fluvial adolescente:
le viene a usted, demagogo y dable el preciosismo,
le viene y cabe, le toma en peso
todo ese pregón si el cuerpo luce al otro tanto,
el cuerpo vivo muerto adentro, el sexo vuestro
que es el nudo, el vértice y el eje,
el rayo y la circunferencia,
porque tórrido todo y democrático silvestre
es cierto cuanto se toca, así lo invisible y lo imposible
y el hueso de las almas palpita o vibra en pieles
puras de poblar y ser, pares de probarse
en unos y unas, unas y unas, unos y unos
hasta la más mínima palabra
tocándose ellos de letra en letra,
de verso a labio abierto, silábico latido
con esta racha de decir, verborrea puede, o sea,
la marca venérea del verbo
de vocal en vocal, boca a boca
hasta hacer crujir el esqueleto del lenguaje.
Sea pues que a los veinte más veinte de mi edad
lo ponga a usted mismo entre nosotros,
a usted de mediador de mí en mí y en sus sí mismos,
de puente entre mayores y menores
que eslabones le veneran.
                                               Por lo mucho
que acontece, tenga a bien saber,
desde usted a este lado.










sábado, 25 de enero de 2014

FOTOGRAFÍA DE HERBERT LIST (2)


Sesiones con Jean Cocteau


En 1948 el fotógrafo alemán Herbert List (1903-1975) toma una serie de fotos al multiartista francés (poeta, narrador, dramaturgo, cineasta, artista plástico y coreógrafo) Jean Cocteau (1889-1963). En las sesiones tienen participación dos de los amigos íntimos más importantes de la etapa de madurez de Cocteau: Edouard Dermit (1925-1995) y Jean Marais (1913-1998). 

Edouard Dermit participó como actor en El águila de dos cabezas (1948), en Orfeo (1949) y en El testamento de Orfeo (1960). También tuvo un rol en Los Niños terribles (1950) de Jean-Pierre Melville, y en Tomás el impostor (1965) de Georges Franju, basadas en las nouvelle homónimas de Cocteau. Fue el último conviviente del poeta y en calidad de tal fue su hijo adoptivo y heredero universal. Además fue discípulo en la técnica y estilo plástico desarrollado por Cocteau, lo que le permitió concluir la decoración de la Capilla de Notre-Dame de Jerusalem en la localidad de Fréjus en el Este mediterráneo de Francia. Como legatario de Cocteau recibió y administró hasta su muerte la mansión del poeta en el cantón de Milly-la-Forêt. Luego del año 1995 la Maisons Cocteau pasó por sucesión a manos del hijo de Dermit, Stéphane, quien vendió los derechos al editor y sostenedor de arte Pierre Bergé, bajo cuya administración se inauguró el museo en 2010. Las locaciones de sus fotos con Herbert List corresponden al interior de la Mansión, particularmente frente al tapiz mural Judith y Holopherne. En 1948 al momento de las fotos Edouard Dermit tiene 23 años.

Jean Marais participó como actor en La Bella y la Bestia (1945), El águila de dos cabezas (1948), Los padres terribles (1948), Orfeo (1949) y en El testamento de Orfeo (1960). Se conoció con Cocteau en 1937, ocasión en que el artista le ofrece un papel para su versión libre de Edipo Rey. Al alero de su protector, Marais también se dedica al arte de la decoración como ceramista y pintor. En 1948 al momento de la sesión de Hebert List, tiene 35 años.

Jean Cocteau en 1948 ya ha publicado 7 novelas de diversa extensión, 19 libros de poesía, 6 montajes teatrales y 8 libros de ensayo crítico. Ha producido 7 obras plásticas de diverso formato y 3 largometrajes. En el curso de 1948 sus proyectos realizados son los siguientes: la publicación de un libro antológico de poesía titulado "Poèmes"; la publicación de 2 volúmenes antológicos de dramaturgia, a saber, "Théâtre I: Antigone - Les Mariés de la tour Eiffel - Les Chevaliers de la table ronde - Les Parents terribles" y "Théâtre II: Les Monstres sacrés - La Machine à écrire - Renaud et Armide - L'aigle à deux têtes"; la publicación de un libro de litografías y acuarelas argumentales llamado "Drôle de ménage"; la producción del largometraje "Les parents terribles". En el momento de la sesión de Herbert List tiene 59 años. Las sesiones fotográficas que lo incluyen se realizaron principalmente en su departamento-taller del Palais Royal.

Maisons Cocteau, interior. Milly-la-Forêt.


Apartamento en Palais Royal, interior. París
Apartamento en Palais Royal, interior. París
Apartamento en Palais Royal, interior. París

Apartamento en Palais Royal, exterior noche

Apartamento en Palais Royal, exterior amanecer


Apartamento en Palais Royal, París


Apartamento en Palais Royal, París


Marain Marais, interior Maisons Cocteau, Milly-la-Forêt.


Edouard Dermit frente al mural Judhit y Holophernes
Edouard Dermit en la recámara, Maisons Cocteau
Milly-la-Forêt. 1948. Tapiz tira 1

Milly-la-Forêt. 1948. Tapiz tira 2
Milly-la-Forêt. 1948. Tapiz tira 3
Milly-la-Forêt. 1948. Tapiz tira 4

Milly-la-Forêt. Edouard Dermit, serie mural

***

Sitios recomendados:

http://malafepiedranegra.blogspot.com/2012/08/jean-cocteau-1889-1963.html
http://malafepiedranegra.blogspot.com/2012/12/dibujos-de-jean-cocteau.html
http://malafepiedranegra.blogspot.com/2012/12/libros-de-jean-cocteau-para-descargar.html

jueves, 23 de enero de 2014

FOTOGRAFÍA DE HERBERT LIST (1)



Autorretratos


Herbert List (Hamburgo, 1903 - Múnich, 1975) es un caso aparte dentro del arte del siglo XX. Conectado con los artistas más influyentes de la vanguardia plástica de principios y mediados de siglo, fue uno más entre ellos: una isla, una pulsión creativa original y divergente, un inclasificable. 

En sus retratos de celebridades está capturando amigos, iguales, seres compatibles; no fama. Lo mismo en su fotografía de modelos masculinos, que se ha dado en considerar homoerótica sólo por esa costumbre de etiquetar lo disímil. Considero que esta línea de su obra se expresa más en la contemplación manierista propia de los primeros fotógrafos del género (Von Gloeden, Pluschow), pero tendiente a la contemplación, al reflejo de la serenidad y la captación comprensiva de la belleza ambigua de las líneas del cuerpo masculino juvenil, a medias entre el retrato y el estudio. Rara vez abusó del desnudo y de preferencia registró composiciones casuales o con simulación de accidental. Su trabajo con el cuerpo masculino tiene más contenido social, lúdico o psicológico que erótico, registrando sobre todo escenas de amistad o estados reflexivos. La carga homoerótica se desprende de la naturalidad de algunos episodios que son comunes a cualquiera, como es el caso de las duchas compartidas, donde el elemento sutilmente sexual corresponde al voyerismo y su contraparte de exhibicionismo, la complicidad natural entre los adolescentes, el reflejo mutuo, la identificación espontánea. Ser hombre -en su sentido restringido, ser humano de sexo masculino- es una condición amenazada. Al varón se le condiciona para la represión de la emotividad y del erotismo hacia sí mismo y hacia los iguales; se le direcciona a la condición de seductor hacia el sexo opuesto, forzosamente atendido como canon de lo deseable. Al mismo tiempo se limita la expresión de su ternura hacia los pares o hacia los hijos, mutilando su afectividad al reservar la emoción visible para el fuero femenino. Los fotógrafos que se han especializado en el desnudo masculino han intentado subvertir ese canon para atribuir al arquetipo del efebo esa carga de deseabilidad ejemplar. La insinuación es más obvia y la exhibición más evidente. En el caso de Herbert List esto no es así. Se trata de un trazado poético del concepto clásico de belleza greco-latina pero recreado en la naturalidad, sin puesta en escena deliberada, sólo aprovechando los ángulos, los matices, los juegos de luz, la ambientación, las texturas. List es también un experto del momento, del disparo oportuno del obturador, sin desperdicio de imagen. Sus piezas más célebres, la pecera o el pulpo colgado por ejemplo, son un plan de re-significación de los objetos. El pez cautivo es la crisis silenciosa del mar abierto hacia el fondo del encuadre. El octópodo muerto es la crisis silenciosa de las dos sillas en las que se sostiene la vara. La tensión es sutil pero resuelta, como el erotismo de los muchachos en libertad: está en el ojo que lo capta, no es intrínseca a la imagen, se resuelve en el espectador. El tema de la amistad masculina es uno de sus mejores filones: los amigos que se divierten, los amigos que se extrañan, los amigos que se sorprenden, lo amigos que miden su fuerza, los amigos que se fisgonean. Sus ambientes abiertos, casi siempre playas, campos mínimamente intervenidos, ruinas urbanas clásicas, apelan a la Arcadia, la utopía no vigilada por la moral, la belleza en estado virgen aunque no necesariamente inocente. Su trabajo fotoperiodístico con Berlín arrasado o las ruinas romanas busca devolver la paz a los objetos e irradiarla hacia el receptor. Por eso se ha dicho que su trazo es melancólico y a él mismo le gustaba proclamarse metafísico, pero a mi juicio este proyecto respondía más a un bagaje que a una conciencia de sí mismo. Herbert List estudió literatura entre 1920 y 1925 y cabe suponer que dormía también un escritor en él, un poeta latente. Esa tendencia lo llevó a mixturarse en el surrealismo en una etapa de aprendizaje, pero lo trascendió yendo cada vez más hondo hacia el sujeto y hacia el objeto. El protagonista de la imagen debe concentrar un relato en un segundo, arrebatado al tiempo, y debe hacerlo perenne.  Las estatuas son cuerpos: adquieren poros, sensibilidad, emoción, intenciones, se hacen frágiles. Los cuerpos son estatuas: adquieren cierta frialdad, determinación, poder, potencia, peso, se magnifican en sustancia. Los deseos son plácidos, amables. Las sugerencias son amistosas, no imperiosas. Hubiera sido el fotógrafo favorito de Jacques D' Adelsward-Fersen, aunque probablemente su biógrafo Roger Peyrefitte hubiera preferido algo más explícito. En una difícil comparativa, de seguro el maestro Hugh Holland (1947) ha sido en el color, su más fértil influencia. El fotógrafo Fred Hollan Day (1864-1933) tituló "El ideal que hace sufrir" una de sus piezas más representativas, capturando a un adolescente desnudo sobre un arroyo con fondo desenfocado. La imagen en sí misma no tiene voluptuosidad pero el autor quiere que la tenga porque su impulso es arrebatador: está retratando lo que quiere poseer. En el caso de Herbert List es todo lo contrario. En su caso la pieza se habría llamado "El ideal que serena" y el fondo habría estado detenido en perfecta resolución. Para List la poesía debía convocarse desde el estado de ánimo de la contemplación. En su libro-catálogo "Retardador Cero" de fines de los años 30, invocaba a Novalis para definir su concepto: "La realidad es la emanación, rodeada de misterio, del mundo interior". Con eso es suficiente.

Padre con sus hijos a la hora de la siesta, Sicilia,1959







 Los buenos amigos, Nápoles,1939

At the Baltic Sea. Wrestling boys, 1933

Bomarzo. Park of the Palazzo Orsini. 1952.


Boy with Mask and Harmonica, Baltic Sea, 1933

Amigos 1949

Torso of a young man, 1937

Hamburg. Intoxication, 1933

Antikythera

Capri-1935

En la mañana, 1936

Under the sun, Santorini, 1937


Italie, Forio d'Ischia, 1955










Jamaica, 1957

Lazio. Ostia. 1959

Dos muchachos


La plegaria eterna, Palermo, 1939

Araber rueckenakt

Pier Paolo Pasolini, 1949

Luz y sombra 1936

Munich, 1946



Max y José bajo sombra, 1951

Picasso en el estudio, 1948

Nápoles, 1960

München, JUNGE MÄNNER, THYSSEN, 1954

Young workers at the Phoenix Gummiwerke near Hamburg. 1954.

Pecera, Santorini, 1937

Pulpo, Corfú, 1938

Nápoles, 1961.



 Giorgio De Chirico en el estudio, 1951

Munich, 1958

Rome. The Trevi Fountain. 1950

Vogue Naples Italy 1961

Venice. 1939. Statue of Mars by Jacopo Sansovino

Transicción hacia la irrealidad

Trastevere. View from Max Scheler's apartment. 1953

Santorini. 1937. Plaster masks

Rome. In the Trastevere section of the city. 1951

Rome. 1949.



Hamburg. 1934_Ritti at the window

Greek Boy in Taverna



At the Baltic Sea. 1934_Youth with mirror



Munich. 1935_The Decision

Tuscany. Porto Ercole. 1950_Friends at Porto Ercole III



Sitio recomendado: