viernes, 30 de mayo de 2014

ANTONIN ARTAUD









































EL FANTASMA DE RODEZ
Leonidas Rubio
Actas de (mala) Fe, Mosquito ed. 2014









Abrir la boca es entregarse a los miasmas

A. A.



Si he creído en algo he creído en Artaud,
en su caballo doble, en el sol negro de su rostro sin dientes,
en su danza de ocho patas más allá del cuerpo,
más allá del intestino de la tierra
que deglute a los hijos que no llegan a casa.
Si he creído en algo he creído en esa tarde de 1947
en el Vieux–Colombier, cuando dio a cada uno su moneda:
circo, mito, sangre, sombra, rito y sueño.
A cada cual su traje de ángel
o su traje de esperpento a la medida, su demonio de luz
en la venganza de Caín que es la palabra,
su loco y su santo desollado
con su traje de escarnio a la medida.
Me levanto de esta noche
como de una catástrofe
y veo que un fantasma recorre el mundo,
una jaula que vuela, una cruz que gira entre los ojos,
el cráneo con su marca,
el dedo en el gatillo de Crevel, la pupila de Daumal
rebotando al toque de tambores tribales
y en el fondo del espejo escrito con savia negra
la sentencia en tinta de insomnio:
no es posible que al fin el milagro no estalle*.
Y es él, no otro, quien dice
¿Père, pourquoi m’as–tu abandonné ?
allí donde un dios con delantal blanco
se peda a carcajadas, martilla los electrodos
y Longino extrae con la intravenosa
10 cc de esperma
para el caso que haga falta repoblar el infierno
o a la Razón le falten brazos con qué soltar la guillotina.
Si he creído en algo he creído en Artaud
que no me reconoce, lo llamo
y ya no está tras las pupilas vidriosas
ni en mis camisas eléctricas
ni en mis mortajas nupciales. Por más que lo llamo
no me reconoce al fondo de los miasmas.


* No es posible que al fin el milagro no estalle
He sido demasiado castigado
Me he atormentado demasiado en el mundo
He trabajado demasiado para ser puro y fuerte
He perseguido demasiado el mal
He buscado demasiado tener un cuerpo limpio

A. A.


*************************


ANTONIN ARTAUD, OBRAS PARA DESCARGAR :


Viaje al país de los tarahumaras:
http://www.mediafire.com/download/p810ceuwah2r0jn/artaud_tarahumaras.pdf

Van Goh o el suicidado de la sociedad:
http://www.mediafire.com/download/0567do1asejkvod/VAN+GOH+O+EL+SUICIDADO....pdf

Manifiesto "En plena noche":
http://www.mediafire.com/download/6n0dccb7nok07bb/MANIFIESTO+%27EN+PLENA+NOCHE%27.pdf

Para terminar con el juicio de dios & Otros textos:
http://www.mediafire.com/download/yhfzjz0vvtp4wl6/PARA+TERMINAR+CON+EL+JUICIO+DE+DIOS+Y+OTROS+TEXTOS.pdf

Heliogábalo o el anarquista coronado:
http://www.mediafire.com/download/1s51q53ycc25f2y/HELIOG%C3%81BALO....pdf

Actividad de la oficina de investigación surrealista:
http://www.mediafire.com/download/3x6ojaxbxlzatlh/ACTIVIDADES+DE+LA+OFICINA+DE+INVESTIGACI%C3%93N+SURREALISTA.pdf

Artaud el momo:
http://www.mediafire.com/download/26j8cyjccjl106q/EL+MOMO.pdf

Cuadernos de Rodez:
http://www.mediafire.com/download/o6cgdk4go3x63bv/CUADERNOS+DE+RODEZ.pdf

Cartas a los poderes:
http://www.mediafire.com/download/9qjbmn290to86g5/CARTA+A+LOS+PODERES.pdf

El ombligo de los limbos & El pesanervios:
http://www.mediafire.com/download/gg2edakc9zmcz8k/EL+OMBLIGO+D+ELOS+LIMBOS+%26+EL+PESANERVIOS.pdf

El teatro y su doble:
http://www.mediafire.com/download/luqbcv7qb51q14f/EL+TEATRO+Y+SU+DOBLE.pdf

Otros textos. Traducción de Aldo Pellegrini:
http://www.mediafire.com/download/t074lgumdstu7f1/ANTONIN+ARTAUD+-+Otros+textos.pdf

Surrealismo y revolución. Manifiesto (raro):
http://www.mediafire.com/download/zj7mbgt48ydg1wv/SURREALISMO+Y+REVOLUCI%C3%93N+-+Manifiestos.pdf

Antología básica de Artaud:
http://www.mediafire.com/download/1g6pu8ipirdjnqq/Antolog%C3%ADa+b%C3%A1sica+de+Artaud.pdf

Teatro de la crueldad. Primer Manifiesto:
http://www.mediafire.com/download/un753mhvimg4nrz/TEATRO+DE+LA+CRUELDAD+-+Primer+manifiesto.pdf

Teatro de la crueldad. Segundo Manifiesto:
http://www.mediafire.com/download/ayca25gc9e5r2nf/TEATRO+DE+LA+CRUELDAD+-+Segundo+manifiesto.pdf

Teatro de la crueldad. Otras definiciones:
http://www.mediafire.com/download/1ypyx9q3602jxpy/TEATRO+DE+LA+CRUELDAD+-+Otras+definiciones.pdf


OBRAS SOBRE ARTAUD:


Ensayo de Susan Sontang; "Marat/Sade/Artaud":
http://www.mediafire.com/download/btt6tze88t38trd/Ensayo+de+Susan+Sontang.pdf

Ensayo de Samadhi Aguilar; "Artaud y la desesperación":
http://www.mediafire.com/download/yagmjsgmcdubmqw/Ensayo+Samadhi+Aguilar_Artaud+y+la+desesperaci%C3%B3n.pdf

Ensayo de Maurice Blanchot:
http://www.mediafire.com/download/y39od81tymdld1p/Ensayo+Maurice+Blanchot.pdf

Ensayo de Liliana López; "Sobre  Los Cenci":
http://www.mediafire.com/download/de99n941oagrjpn/Ensayo+Liliana+L%C3%B3pez_Teatro+y+Los+Cenci.pdf

Ensayo  de Julio Dubatti; "Teatro y crueldad":
http://www.mediafire.com/download/9ck1n6kjckc3i8q/Ensayo+Julio+Dubatti_Teatro+y+Crueldad.pdf












sábado, 24 de mayo de 2014

EL ESTIGMA O LAS FORMAS DEL DUELO

de PIEDRA NEGRA; Mosquito Editores, 2009















EL ESTIGMA O LAS FORMAS DEL DUELO




Del pie derecho la joven diferencia,
imagen íntima de Dios, uña
cargada al corazón de mi apellido,
estancia de la noche como un segundo sexo,
tabú del niño único al centro de la flor
rodeada de dientes y alimañas.

Y no creí en Dios pero creí en la uña
marcado por ese día de periódico filo,
esa cíclica ofrenda votiva de las mujeres mayores:
el remojo y corte profiláctico.
Amenaza roja que persigue al calendario
y yo en el limbo de la flor, gozando acaso de esa fama
en el espacio que va del centro a la orilla,
yendo y viniendo en ejercicio elástico de piedra.

Y adentré mi cabeza en la bóveda de la uña
como lo haría un grano recién germinado
en el caparazón vacío de un molusco,
introduje mi cabeza
con los ojos apretados en ese hueco fétido de carroña;
oí el mar, en dirección a una gruta que burbujeaba al fondo
vi volar pájaros negros con puntas de espada;
abrí los ojos y grité en el interior de la uña,
corrieron las mujeres a sacarme
y oí el mar en el último segundo.

Frotaron mi frente con gasas perfumadas,
cubrieron mis ojos para que no encegueciera,
masajearon mis sienes para inducirme al sueño
y dormí en un útero con vista al jardín
lubricado por lunas de fase equivocada.
Sellaron mi uña con un golpe de féretro
y guardaron la llave. Busqué el olvido
con un sol entre las manos, con un árbol
de raíces largas hasta mil generaciones,
con el mundo en un testículo y en el otro
la historia viva de los templos.
Busqué en el juego secreto de cambiar los nombres
y colgar cabeza abajo para que baje la sustancia
hasta que una voz desde dentro de la uña
proclamó la sentencia: habrás de eyacular todas las noches
y comenzó a fluir la porcelana tibia
como un error que otorga el triunfo,
música de camino sarmentoso
o el relieve de un paisaje caído del tiempo.
Todo fue comprendido
en el flujo del mármol líquido que enciende las sombras.
Todo fue aprendido en el batir de alas
de ese cisne que simula estar dormido.

Medida de mi antigua diferencia
rejuvenecida por el espejo que guarda su piel blanca
en una nata de prodigio.
Medida de mi vergüenza, medida de mi cordura
que es la sombra proyectada por la ira,
monedas que alternan sus fases
entre la vida del sueño y la vida del cuerpo:
a los 7 conocí el mar en la pantalla gigante:
una gaviota disputando vísceras
con las plumas pegajosas de aborto marino.

Y nada ya podrá cerrar los umbrales de la uña
porque ella ha marcado cada fin de fiesta con su gong
llamando al duelo, llamando al odio,
al empalago y al vértigo del primer orgasmo.






(Daniel Berkley)







lunes, 19 de mayo de 2014

EL ARCHIVO, LA PIEL Y LA LENGUA, (Sobre 'Piedra Negra' poesía de Leonidas Rubio)

por Antonio Silva 
Diciembre, 2009


Diversos problemas se aparecen mientras se recorre Piedra Negra, reciente entrega de Leonidas Rubio, poeta que vive y trabaja en Curicó y cuya presencia en el panorama de la poesía chilena se registra ya desde principio de los años 90.

Piedra Negra es un texto cuya complejidad reside en establecer una pregunta muy radical sobre la experiencia misma del lenguaje y su manera más directa de cristalizarlo: el cuerpo. La escritura siempre deviene problema al poner en escena dificultades y tensiones que interrumpen su mecanismo de despliegue en sí, es decir, la palabra es capaz de armar y desarmar mapas obstaculizando cualquier posible pesquisa apacible  que una empresa de lectura analítica/interpretativa pretenda hacer. Piedra Negra es un ejemplo de este problema. El autor deja pistas para mostrarnos un territorio que luego pone en penumbras. Más que un estado, lo descrito es una síntesis de tiempo y lugar, imágenes quebradas y dispersas salidas de un itinerario a ciegas. Un deseo abierto y transfigurado en cuerpo de carne y de la letra o de la voz que Leonidas Rubio pone a disposición del lector para atravesar la experiencia del lenguaje.

Hay un planteamiento interesante en esta odisea: el volumen material del libro. En su planteamiento material, voluminoso y extenso, el libro acciona su política de inventario al deletrear uno a uno los fragmentos de una realidad doblemente anquilosada. Por un lado lo vivido y lo soñado, por otro la voz individual o plural, la voz de un cuerpo o el ethos de un paisaje. Toda experiencia es inasible en su narración, de ahí las tensiones con que Piedra Negra habla el derrumbe de la historia.

La poética de Rubio dialoga de manera tensa e intensa con el programa estético de la poesía lárica. De  aquella matriz emergen los primeros recursos estilísticos y temáticos que el autor pone en circulación, pero luego, a medida que se abren las gavetas  de su metaArchivo,  los efectos de esa acción se tuercen bajo un halo fantasmagórico donde la experiencia misma del lenguaje entra en suspenso. El texto experimenta movimientos y sobresaltos constantes. Está  pensado y cuajado en un marco reactivo que constantemente transgrede su propio tiempo. Rehúye a la regularización escópica de una mirada clasificatoria y ordenada, y se entrega sinuosa, como alfabeto de ciego a una ruta donde ninguna certeza es posible, ni siquiera la muerte. Si bien se apela a un declive fásico de la experiencia, está en juego su predeterminación o su movimiento silente, que traslada y conduce a ninguna parte.

El calendario que propone Leonidas Rubio está fracasado porque el tiempo con que trabaja es inabordable. El tiempo es una preocupación central del autor. Conceptualizado como interrogante, peso o cadena a romper, el problema del tiempo aparece en Piedra Negra como tic intranquilizador donde se ajustan cuentas con secretos e historias íntimas y remotas, factuales y lacerantes. Aquella promesa  se lanza a diseñar  una biografía coherente. Sin embargo, el autor está precavido y al tanto que la emergencia de un Yo es imposible.

La experiencia es entendida en el  texto como un diagrama circular. Una operatoria vía afecto/efecto. Es aquel pie pisado por el paso en que no muta aunque la palabra esté constantemente cambiando de piel. Su autor invoca y somete su textualidad a toda una mecánica alquímica -como él mismo la llama: "una alquimia intima"- en el hipotético deseo de cambio y mutabilidad. Sin embargo,  al revisar Piedra Negra se constata que los textos de Leonidas Rubio están en plena ebullición, es decir sometidos  a un movimiento cuasi perpetuo, que le proporciona una dinámica física de movimiento complejo. Las exilia y las retorna a la vez, las tensiona en una disposición cronométrica, como dispuestas y posibles siempre para ser un nuevo pero a la vez mismo argumento.

Si en Proust la escritura tendría por función alterar la fugacidad del tiempo, la estrategia de Leonidas Rubio podría ser no reiterar sino iterar sentidos vitales para establecer la promesa de un cuerpo propio. Sólo en ese juego tiene cabida y objeto la voz que opta por una arquitectura alquímica que transmuta sus sentidos para poner en recambio interminable los estatutos de su Voz.

La figura del vagabundaje también se me aparece problemática. El texto designa un nomadismo permanente de lo que nominaliza por antonomasia como La Historia, ese meta-relato aglutinador y unificador que posibilita la “coherencia” discursiva. Rubio escapa también a todo posible afán totalizador de una memoria propia, se posee historia en el asentamiento. El vagabundaje de su voz imposibilitaría la “única versión”, “el dato específico” ,“el hecho en sí”. Dichos aspectos se me aparecen problemáticamente significativos al ser Piedra Negra un corpus que revisita la producción de Leonidas Rubio desde finales de los años 80 hasta nuestros días, como dispositivo ambiguo de celebración de, por un lado, un careo con un tiempo abominado y de un paso a otra veintena de años. ¿Qué quiero decir con esto? Que esta operación auto-antologadora nos trae noticias de una imposibilidad, de un friso narrativo trizado por un tiempo que está más allá de la pura cronología, un tiempo que toma de la alquimia su fuerza utópica para horadar la inmutabilidad de los electos.







Nota: Antonio Silva (1970-2012) fue autor de Andrógino (1996), Analfabeta (2000) y Matria (2008). Participó en la presentación de PIEDRA NEGRA (Mosquito Ediciones, 2009) de Leonidas Rubio en noviembre de 2009 en el Museo Vicuña Mackenna, Santiago de Chile, donde leyó el presente texto.



domingo, 18 de mayo de 2014

CÁTEDRA DE JULIAN BREAM

de ACTAS DE (MALA) FE, Mosquito Ed. 2014

"pasión y deseo de comunicar, ésa es la clave"

J. B.

















Semper Dowland semper dolens

Concierto para guitarra y orquesta de Malcolm Arnold

Concierto de Aranjuez, Adagio; J. Rodrigo

My life in music, documental BBC

Dúo Bream & Williams

Fuga, Sonata 1001 violín, J. S. Bach

martes, 13 de mayo de 2014

NUNCA ESTARÁS EN TAORMINA

de MALAS COSTUMBRES, Ed. Mosquito, 2013









































































































































Nunca estarás en esas calles sepia, en entresijos de historia,
en ruinas de presente que empeoran el futuro;
nunca verás esos acantilados donde anida el estornino pinto
ni el mármol de las canteras siracusanas
con que se hacen las terrazas orientadas al Poniente y al Naciente
de los reinos de Alejandro en una sola mano.
No te asomarás a los bordes coralinos de la isla
donde Roger Peyrefitte multiplicó Capri
ni tendrás trato con esos feos prodigiosos
de ébano y cristal, de aceituna en extensión lampiña
porque recorrerías esas calles mil veces
en el soponcio de los adolescentes de miembro masivo,
en el gracejo de los niños desnudos
y nunca podrías conocerlos a todos
ni aún asistido por Von Gloeden el Barón
que los embrujó por miles con su lente,
nunca llegarías ni a una décima parte
aunque el asedio del sueño también contara.
Nunca verás la bandada-cardumen
de exocétidos salidos de la espuma del ansia;
nunca hallarás los vestigios de la espléndida Naxos
ni serán tuyos los encantos consagrados por Andrómaco
cuando el año 365 a. c. -que no tuvo ese número para ellos-
compró la ciudad con sus habitantes sólo para hacerlos felices.
No verás a los seráficos cruzar a nado hasta Isola Bella
para recoger geodas o jugar con pómez lanzadas por el Etna;
nunca estarás en el aparcadero de botes
donde los muchachos personifican helenos antiguos
con vergas del tamaño de los peces
y el género no se advierte en la redondez de las nalgas;
las cartas de tarot no te darán una estrategia de viaje
ni se podrá cartografiar la ruta de este lado de tus miedos;
nunca entenderás que Taormina no está allí,
que no hay un domingo para esos atardeceres
porque no hubo siete días en que pudiera crearse
esa isla tragada por el mar de tus deseos
y en vano buscas que algo permanezca a flote
porque envejecieron todos, tú mismo envejeciste
y ya no puedes distinguir tu lugar entre los cuerpos,
en las páginas, en las voces de ayer
y en los planes que nunca manejaste;
recorrerías mil veces esas calles con nostalgia de recorrerlas
y nunca tendrías todas las ciudades que hay en la ciudad
y todos los que eres nunca estarían satisfechos.
































































jueves, 8 de mayo de 2014

NO ME DEN A PACHECO, NO ME DEN A BOLAÑO

de Actas de (mala) Fe, Mosquito Ed. 2014























«Salí a la calle y disparé a la multitud.
Entre los muertos había viudos y banqueros,
curas y proxenetas mutuamente bendecidos,
había un niño convertido en vigilante de museo:
fue fácil imaginarlo en un patio de escuela pobre
con otros niños que serán oficinistas perfumados
o constructores con un sándwich prematuro.
Entre los muertos había viejos que no llegarán a conocerse,
amantes mediocres que no tendrán su mejor noche
porque perdí la paciencia y agité la nata
de esta aburrida calle de provincia.
Al ver todo ese desperdicio
sentí vergüenza del hedor de los vientres abiertos.
Escapé con un botín miserable:
unas naranjas que robé de un tablón abarrotado
y el acta de independencia de un país bananero.
En el desbande cayeron de mi ropa
libros del poeta más premiado y del narrador más aclamado.
Me asilé en una embajada, me proclamé preso de conciencia,
héroe de los proletarios, mártir de la poesía.
Salí a la calle, sí, y disparé a la multitud
pero tomé la página, la arrugué y la tiré al cesto en una escena de rodaje
lento con música especialmente compuesta para la ocasión por un borracho
que toca el saxo en una parada de buses de Curicó, Calcuta o Cali, no me
acuerdo porque fue hace mucho tiempo y prefiero olvidar lo que he sido
capaz de hacer con tal de esconder mi sodomía.
Alguien recogió la página
y ganó celebridad reconstruyendo los hechos en detalle.
Pero ese triunfo es mío. Es inolvidable el sonido de las balas
entrando en los infelices que se cruzaron con mi talento.
Los huesos de la sien son tan frágiles como una cáscara de nuez.
Los muertos parecen recién nacidos.»









martes, 6 de mayo de 2014

WILLIAM BLAKE COMO ARTISTA VISUAL




Inglaterra; 1757-1827 (70 años). Fue poeta y artista visual. Considerado por muchos el mayor escritor que Gran Bretaña ha producido, después de Shakespeare. Durante toda su vida experimentó visiones y estados místicos que lo llevaron a una permanente búsqueda de Dios, no en un sentido religioso sino experimental y estético, como un ejercicio de libre conciencia. Su poesía y su obra plástica da cuenta de esta preocupación. Desde el punto de vista estilístico su lenguaje poético dialoga con las sagradas escrituras de origen judeo-cristiano, a las que interpela y reinterpreta con puntos de vista desafiantes y anti-canónicos. Le influyó fuertemente el pensamiento del filósofo sueco Swedenborg, en especial el tema del trato con los ángeles como intermediarios entre el hombre y la divinidad. Al parecer experimentaba alucinaciones en las que percibía luminosidades y estados de éxtasis con proyecciones figurativas que él atribuía a manifestaciones de seres superiores, mensajeros de una potencia divina. La experimentación poética y plástica exaltaba su misticismo pagano y panteísta. Su idea de Dios tiene probable influencia masónica, con semejanza al concepto de Gran Arquitecto. Su poética usa un estilo de proverbios y parodias al lenguaje profético, con uso de la sentencia y el poema visionario. En su concepto visual del cuerpo humano, especialmente el masculino, se acentúa el trazo fuerte, muscular, patriarcal, endurecido, el culto a la madurez y la sensualidad ligeramente homoerótica. Incluso la naturaleza es antropomórfica. Al igual que en su obra poética, la imagen corporal  de su plástica es una exaltación del deseo como búsqueda de la perfección y la plenitud de la existencia humana.


Obras literarias: 


-Matrimonio entre el cielo y el infierno
-Visiones de las hijas de Albión
-Cantos de Inocencia
-Cantos de experiencia
-El libro de Urizén


Proverbios del infierno 
(Fragmentos)

En tiempos de siembra aprende, en tiempos de cosecha enseña y en el invierno goza. Conduce tu carro y tu arado sobre los huesos de los muertos. La senda del exceso lleva al palacio de la sabiduría. La prudencia es una fea y rica solterona cortejada por la incapacidad. El gusano perdona al arado que lo corta. Sumergid en el río a quien ama el agua. El necio no ve el mismo árbol que ve el sabio. La eternidad está enamorada de las creaciones del tiempo. Las horas de la locura las mide el reloj, pero ningún reloj puede medir las horas de la sabiduría. Ningún alimento se atrapa ni con red ni trampa. En años de escasez, usa número, peso y medida. Un cuerpo muerto no venga injurias. La altivez del pavo real es la gloria de Dios. La lujuria del chivo es la libertad de Dios. La ira del león es la sabiduría de Dios. El exceso de pena ríe; el exceso de dicha llora. El rugir de los leones, el aullido de los lobos, el oleaje furioso del mar huracanado y la espada destructora, son porciones de la eternidad demasiado grandes para que las aprecie el ojo humano.

El que desea y no actúa en consecuencia, engendra la peste.