sábado, 19 de agosto de 2017

"MEMORIAS DE ADRIANO". Párrafo marcado




"Tenía un secretario, personaje mediocre a quien conservaba porque estaba al tanto de los procedimientos de la cancillería, pero que me impacientaba por su suficiencia regañona y de cortos alcances, su negativa a aplicar métodos nuevos, su obstinación en argüir interminablemente sobre detalles inútiles. Aquel imbécil me irritó cierto día más que de costumbre. Alcé la mano para golpearlo; desgraciadamente tenía entre los dedos un estilo que le vació el ojo derecho. Jamás olvidaré el aullido de dolor, el brazo torpemente recogido para atajar otro golpe, el rostro convulso de donde saltaba la sangre. Mandé llamar inmediatamente a Hermógenes, que se ocupó de los primeros cuidados; se consultó luego al oculista Capito pero en vano: el ojo estaba perdido. Días más tarde, con el rostro vendado, el secretario reanudó sus tareas. Lo mandé llamar y le pedí humildemente que fijara por sí mismo la compensación a que tenía derecho. Con una sonrisa maligna, respondió que sólo me pedía otro ojo. Terminó sin embargo por aceptar una pensión. Lo guardé a mi servicio; su presencia me sirve de advertencia, quizá de castigo. No había querido dejar tuerto a aquel miserable. Pero tampoco había querido que un niño que me amaba muriera a los veinte años"
  
 
Memorias de Adriano (1955)

Marguerite Yourcenar (1903-1987)

Trad.: J. Cortázar.

jueves, 3 de agosto de 2017

VASIJAS GRIEGAS

Patroclo vendando el brazo de Aquiles

Orfeo tocando la lira

Ostraka o voto de ostracismo contra Temístocles

Efebo jugando con liebre

El beso de Agatón

Ganímides copero de los dioses

Heracles ahuyenta a Gera

Lucha libre

Banquete con efebo tocando aulos

Corredores olímpicos

Cortejo de erómeno y erastés 1

Cortejo de erómeno y erastés 2

Cortejo de erómeno y erastés 3

Cortejo de erómeno y erastés 4

Cópula fraterna more ferarum

Prometeo encadenado, con águila


domingo, 23 de julio de 2017

INTERTEXTOS EN "LAS AMISTADES PARTICULARES" DE ROGER PEYREFITTE




Jacques D'Adelsward Fersen


Amigo, ¿recuerdas aquella luminosa tarde
en que las flores del jardín se convirtieron en estrellas?
Habíamos jugado al tenis
esbeltos en nuestros trajes blancos.
El sol se desvanecía y la bruma era ligera.
Podíamos escuchar en torno
el murmullo de nuestros deseos
y el recuerdo de nuestros antiguos besos.
Volvíamos por una oscura alameda.
Amor, ¿recuerdas esa sombría alameda?




Este es el poema de Jacques D'Adelsward Fersen (1880-1923) que André Ferron (Gérard Chambre, 1947) le dedica a Lucien Rouvière (François Leccia, 1948-2009) en un manuscrito. Cuando George de Sarre (Francis Lacombrade, 1942) lo encuentra y decide exponerlo para interrumpir el idilio entre Lucien y André, lo hace motivado por los celos. En la novela original de Peyrefitte (1907-2000) esto queda de manifiesto desde el primer momento, no así en la película (1964) de Jean Delanoy (1908-2008). En efecto, al llegar al Colegio Saint Claude, el primer enamoramiento de George es por Lucien. Con el resuelto plan de conquistarlo (aun no sabiendo con certeza la forma en que deben llevarse a cabo estas "amistades particulares") urde toda clase de estrategias hasta comprobar que Lucien sólo puede corresponder a André. En el film el personaje Lucien es mucho más ingenuo y apasionado que en la película, donde aparece desafiante y de malos modales, pero en ambas versiones vencido por completo por la atracción de André. Cuando éste es expulsado, luego de llorar amargamente, ignorando que el propio Sarre es el causante de la traición, Lucien toma como señal divina el ser nombrado monaguillo junto al nuevo interno. Se convierte a la fe y renuncia a sus deseos homoeróticos "a las 10.35 exactas de esa noche". Le bastará recibir una carta de André para volver a caer en su arrebato y celebrar su "desconvertimiento": "Parece como si mis medallas y escapularios ya no me sirvieran". La premura con que el relato debe desarrollarse en el film no permite a Delanoy detenerse en la relevancia y los matices de personalidad de Lucien. Se le asigna un carácter mucho más manipulador que en la idea original, así como un rol auxiliar en el drama central. Baste como ejemplo que en la novela de Peyrefitte es George el que busca la seducción en cuanto ve a Lucien en el patio y le cita sardónicamente el estribillo de la popular canción infantil francesa "alouette, gentile alouette" (palomita, dulce palomita) agregando con énfasis "yo te desplumaré". En la película es Lucien el que hace esta sinécdoque provocadora y casi con descuido.


De cualquier modo a Lucien le cabe el rol propiciatorio en la vida de George: es quien extiende el horizonte de sus emociones y le hace experimentar por primera vez la atracción homoerótica. Con Lucien, George estrenará sus impulsos posesivos y sus casi siempre torpes ardides de seducción. Cuando George ve por primera vez a Alexandre (Didier Haudepin, 1951) siente el impacto de una revelación que contiene el mismo poder de la atracción por Lucien pero tiene el estímulo de la expectativa que con el anterior ha perdido. En la novela George y Lucien se toman las manos y se tributan una intimidad que hace sentir al primero la incertidumbre del deseo. En la película esto casi pasa desapercibido.

En la película el poema inicial que desencadena el drama no es citado con autor. El ya bastante olvidado Barón D'Adeslward será doblemente oscurecido por la historia. Es incalculable la difusión que este poeta habría alcanzado de haber sido citado en la película, pero ésta en general es económica en referencias culturales. La estatua de San Tarcisius apenas es mostrada. Peor suerte corre el Eros de Praxíteles (o Amor de Tespis) que George siempre lleva en una estampita guardada en su billetera. Es reemplazado por un rostro efébico de difícil indagación. Antes de su arrebato por Lucien y luego por Alexandre, George sólo ha podido inclinarse al Alejandro Magno hijo de Filipo, a las líneas de Praxíteles y a los retratos del "Muchacho Azul" de Thomas Gainsboroug y el "Muchacho Rojo" (de difícil identificación; talvez el retrato de Guillermo II de Anthony Van Dick) que penden en el muro de su cuarto, en el marquesado de Sarre, del que es heredero. Si sentirá envidia cuando conoce el amor a toda prueba entre Lucien y André, cuando ve al pequeño Alexandre dirá que "sintió temor de sí mismo".

Cástor y Pólux, Sig I AEC
Personalmente considero que Didier Haudepin infantiliza más de la nota al personaje Alexandre, si bien la novela lo describe en sus 12 años, que es la edad que el precoz actor tiene en el momento del rodaje, mismo año del estreno. La belleza de Haudepin en ese período es más que praxiteliana, casi élfica o arcangélica. Más parece un muñeco de carey que un ser humano. Esta imagen sintoniza con la idealización de la belleza que se infunde en el colegio Saint Claude pero pervierte ligeramente el audaz avance de George. En el Colegio de sacerdotes dominicos el culto a la tradición greco-latina es obsesivo y la deducción estética del ideal apolíneo es determinante. Como relato paralelo, esta predilección histórica lleva a los rigurosos sacerdotes a conducir la pasión y el deseo erótico hacia los pares, idealizados en la relación platónica y la amistad pretendidamente asexuada, pero que debe emular en dedicación a la lealtad hacia Cristo. Así se suceden los ejemplos de fidelidad entre amigos y se predican las "amistades públicas" que santifican, en oposición a las "amistades particulares" que tientan. Los modelos proféticos de este tipo de amistad son paganos y paleocristianos, pero bien que sustituyen un ideal de entrega que internaliza sutilmente la admiración homosexual, sacralizada y despersonalizada en la fe. Así se suceden las llamadas "imitaciones de Cristo" en los discursos sobre la lealtad de Mauro y Plácido así como la de Niso y Euríalo (épica de Virgilio incluida en la Eneida) junto a los martirios de Tarsicio, Lorenzo (que los artistas siempre representan en éxtasis sexual) y no menos los requiebros de Corydón por Alexis.



San Tarsicio

Todos los santos mártires del canon del colegio son niños o adolescentes. También lo son como objetos de deseo los tormentos espirituales del cura vigilante, el que cita a escondidas a algunos muchachos a su habitación, mientras los otros duermen. Les ofrece el prohibitivo y fálico placer de los cigarrillos y vino selecto de la sacristía en una representación autocensurada de su propia devoción hacia la pubertad, repitiendo con ademán gozoso y doloroso: "los niños son como los gatos: ariscos y desconfiados, pero es imposible no amarlos" y agrega: "niños, deben rezar mucho por mí".


Thomas-Gainsborough; 1770;
Muchacho Azul
Martirio de San Lorenzo, Goya



De esta manera se instala el tópico transversal del relato de Peyrefitte, que es la traición y el acoso como recurso subliminal de los celos. Es por celos que George traiciona a Lucien y es por celos que los curas invaden la vida privada de los estudiantes a la primera señal de intimidad entre ellos. La vida normativa en el colegio es el control de los deseos y la pasión. Cuando Alexandre Motier se suicida, ¿quién o quiénes son co-responsables? La amistad autorizada en el colegio Saint Claude es entendida como un tutorial de la fe en oposición al deseo. No en vano la superación del erotismo se grafica a través del canon de milagros: caminar sobre las aguas para salvar al amigo o ahogarse con él; cruzar la zona de guerra para morir en brazos del amigo. Los curas bendicen el amor que no se consuma y que alienta las privaciones y el sacrificio. Como contrapartida, los pactos de fidelidad entre los "amigos particulares" se hacen, literalmente, con sangre.


Roger Peyrefitte
André envía un manuscrito a Lucien reavivando en él la llama del escepticismo. Es que Lucien, según su horóscopo ha nacido bajo la regencia de Urano y Marte, es decir, es un uranista (eufemismo que se usaba en el siglo XIX y principios del XX para referir la homosexualidad) y un guerrero consumado. Antes, para el día de su cumpleaños, Lucien ha recibido un manuscrito de George -que aún se encontraba en campaña de conquista- con un poema de Edmond Rostand (1868-1918). En la película este poema es enviado por George a Alexander: "Amado, pósate en mi pecho dulcemente / como un relicario / y luego fuerte, como un sello". Lucien inquiere la autoría y anima a George: "tanto mejor si es un plagio". En la billetera de George siempre permanece un retrato de Anatole France (1844-1924) escritor que figura en el Índex de libros prohibidos, del cual George ha leído "Diario de mi amigo". El retrato es descubierto por el Cura Superior del colegio y lo rompe en 4 fragmentos, como señal de la cruz. Es decir que esta es una comunidad donde los adolescentes se cortejan a través de libros, a través de poemas. Y la norma se aplica sobre ellos del mismo modo.
Eros de Praxíteles

"Me parece revivir esa noche en la montaña, donde dormimos bajo la luna como dos Endimiones. A decir verdad, tú dormías y yo te miraba dormir. El cuadro hubiese inspirado al señor de Fersen. Antes que hacer poemas, guardemos estos recuerdos en lo más profundo de nosotros. Allí nadie puede arrebatárnoslo. Allí nadie impedirá que André esté cerca de Lucien y lo bese como antes". 

Así concluye la carta del expulsado André Ferrón a Lucien, donde parece valerse del lirismo pero hacer su apuesta por la acción, que en el decir de Blake: "cuando se desea y no se actúa, se engendra la peste". Así estos niños-hombres vigilados se inician en los amores condenados en la misma medida en que aprenden un lenguaje de silencios y afirmaciones en clave, un código de complicidad y un ejercicio del secreto para la aspiración a la plenitud, esa que no se contenta con explicaciones.



















Si desea descargar la película "Amistades particulares" de Jean Delanoy (1964) con subtítulos en español, siga el enlace:



jueves, 13 de julio de 2017

PÁGINAS MANCHADAS (3)



Viene de: 
1

2




A las 11.10 horas de la noche de este lunes 29 de junio de 2017,
mientras los gatos copulan en el entretecho,
yo, partidario de Ezra Pound en la II Guerra;
yo, negador del progreso,
negador de la evolución y negador de la vida eterna;
yo, engendrado sin amor hace 47 años,
nacido el 18 de termidor, viernes, venéreo, virgo,
el año de la canalla dorada; yo, misántropo, ateo,
anarco-individualista, más bien reaccionario;
yo, ridículamente llamado Leonidas,
escupo blanco sobre la sábana
con la estrella patria en la punta del glande, uña quebrada,
padastro mordido, escupo rojo sobre la sábana
con la estrella patria en la punta de la lengua,
ojo de pez, víscera de gallo para leer la suerte, escupo azul
con la estrella patria en la punta del dedo gordo del pie
que chupaba cuando niño. Yo, opio del pueblo
escribiendo por desgracia con estas mismas manos
de darme el placer tres veces al día, levanto este frasco de tinta,
lo arrojo sin ficción, sin culpa, sin entusiasmo,
y me declaro autor de la muerte de Marat, el jacobino,
y me declaro responsable, comprometido hasta el cuello
de que la flor escarlata estalle en una piedra.

***


¿Todo bien por aquí?
El niño pegado a las faldas de su madre
asiente moviendo la cabeza
con una sonrisa de gato de Cheshire.

Cuando preguntan a la madre
por qué ahorcó al niño,
"para que se le pusiera duro"
ella responde
con una sonrisa de gato de Cheshire.

***



(TAT: TRATADO DE ADULTERACIÓN TÓPICA)

  
A

Nací en un circo. Mi padre era el Señor Corales. Descorchaba las botellas de aguardiente de un escopetazo. Su frase favorita era "Hechos y no palabras". Cada vez que lo decía apretaba el gatillo o liberaba un pedo con orgullo, la razón de ser de la estridencia. Su mejor número consistía en inflar globos con metano intestinal por medio de una manguera. Los globos de colores subían y se reventaban al tocar  las luces cubriendo al público con un manto pestilente. Los niños quedaban afónicos de risa y algunos se ahogaban con el algodón de azúcar. Los cadáveres eran usados para alimentar a los tigres de Bengala. Tenía una corte de borrachos que actuaban disfrazados de monos. Sólo se podía esperar lucidez de los payasos. La estirpe de mi padre se reducía al incesto de la casta de los faraones. Todos sus hermanos fueron estériles y orates como un clavel del aire. Con el pretexto de enviudar se aseguró el poder sobre mi ángel de la guarda. Los vi durmiendo juntos y conozco esa música. También los vi muchas veces haciéndose los muertos. Por eso pienso que mi padre fue enterrado vivo. Nunca fui más feliz que ese día.


B

Mi madre era trapecista. Por ser santa era la más deseada de la carpa. Tuvo 9 hijos y 16 abortos, todos de padres diferentes. Una vez sorprendió mi ritual de estiramiento del prepucio bajo las sábanas. Y prometió circuncidarme para hacer de mí un judío. Luego irrumpió en mi celda cuando yo me pelaba el choclo no más grande que un dedo meñique. Mi plan era aprender a hacer bailar a la cobra del circo. Entonces juró cortármelo y convertirlo en pífano para atraer a los ratones. Un día cayó del trapecio y se quebró el espinazo en 3 partes: la de arriba salió por la boca, la del medio por el estómago y la de abajo por el culo. Los brazos extendidos como un cuervo en una lámina de tinta. ¿Qué más podría desear una santa que ser empalada por su propia columna? Ese día me vi a salvo de la castración. Nunca fui tan feliz como cuando murió mi madre.


C

Mi medio-hermano era imitador de cantantes de moda. Usaba el pelo y la ropa de esa laya, según el personaje. Tenía cara de gitano y polidactilia, como todos los no aptos para el reclutamiento después de Babilonia. Nunca supe si era anarquista o de ultraderecha. Cuando cumplí 14 años tomó la carta astral y calculó mi pre-destino, mientras yo me hacía el dormido en un sillón y me pelaba el choclo a través de un bolsillo agujereado. Me lanzó una taza de agua fría con olor a amoniaco y decretó: "ya tienes edad para sacar los gusanos del florero". Y me llevó a una casa con techo de vigas a aprender latín y griego antiguo. Todas las palabras para nombrar ese lugar me parecieron molestas al oído: esdrújulas o agudas. En las radios sonaban los cantantes que él imitaba en una tarima con cortinas rojas donde bailaban las pulgas amaestradas. Una puta gorda y sus 2 hijas tetonas en camisa de dormir dijeron que yo venía después de su gato angora en la lista de objetos vivos más adorables del planeta. Y en seguida se sacaron al gato de entremedio de las piernas. Me devolvieron sin novedad, incapaz de endurecer la soga del ahorcado. Mi hermano me llevó de vuelta a paso marcial, como el ejército del cual fue declarado no apto por tener 6 dedos en las patas. Insistió en que yo orinaba sentado, lo que era cierto porque me daba más tiempo de estar solo en mi sitio favorito. También que yo sobajeaba demasiado el cirio derritiendo la cera y ésa era la causa de mis males. Luego prometió intentarlo de nuevo en un mes, para lo cual no debía tocármelo. Se fue de viaje con el elenco asegurando volver para cumplir su edicto. Yo llevaba la cuenta de los días como un condenado a la silla eléctrica. Una noche llegó la noticia de que fue aplastado por un carromato a la salida de una comparsa. Otras versiones: que fundó una religión y fue comido por los fieles. Otra: que cayó de un puente, borracho, imitando a John Lennon. Otra más: que fue apuñalado por un títere en una función clandestina. Nunca fui más feliz que ese día.



***




 
Proyecto financiado por
el Fondo del Libro
y la Lectura, Creación, 2017




lunes, 10 de julio de 2017

ABRAHAM, EL PARRICIDA FRUSTRADO, EN EL ARTE

EL ETERNO SACRIFICIO DE ISAAC


El "sacrificio de Isaac" es uno de los relatos fundacionales de la tradición de 3 religiones, las llamadas religiones "abrahámicas". Despojado de esa especie de delirio esquizoide que es la fe, habría que verlo en su sentido más crudo: un anciano con alucinaciones visuales y auditivas decide matar a su hijo menor de edad porque escucha la "voz de Dios" que se lo ordena. Prepara un altar con ramas similares a los usados en el sacrificio de animales en los ritos agrarios de las religiones paganas. Engaña y secuestra al niño, Isaac, declarado como su hijo. Cabe mencionar que según este relato bizarro llamado Biblia, Abraham tenía 100 años cuando engendró a Isaac. Antes de eso había engendrado a un niño de nombre Ismael para lo cual tomó un vientre de alquiler a través de una esclava llamada Agar, puesto que su esposa Sara era estéril. Ninguna fecha cuadra demasiado. Abraham circuncida a Ismael, el hijo mayor,  a los 13 años, es decir, ya "hombrecito". Si es efectivo lo que dicen los rabinos ortodoxos, la circuncisión originalmente se practicaba con los dientes. O sea tenemos al anciano Abraham haciéndole sexo oral a un hombrecito de 13 años llamado Ismael para luego darle un giro sangriento al incesto y estupro simultáneo, cortándole el prepucio de una mordida. Esto lo hace por orden de Dios a través del llamado "pacto", instituyendo la circuncisión como ritual de bautismo en la tradición judía. Llama la atención que nunca un artista haya pintado esta escena, pese a ser tan inspiradora para los creyentes judeo-cristianos, puesto que es fundacional de su fe. Pero sigamos con el relato. Cuando Isaac nace, el anciano Abraham reniega de su primer hijo Ismael y lo expulsa junto a la esclava sexual Agar, su madre, atribuyéndole a la decisión otra "orden de Dios". Hasta aquí ya tenemos configurado el cuadro del delincuente Abraham. Pero hay más: cuando decide ejecutar a Isaac el plan es quemarlo después de degollarlo, como se hace con los corderos. La novela negra llamada Biblia omite la edad de Isaac, pero indica que el muchacho lo habría ayudado a recolectar leña y habría acudido muy entusiasmado con la invitación de realizar un sacrificio. Ya vemos que el muchacho tiene suficiente edad para llevar carga pesada pero no tanta como para advertir que está siendo engañado, ya que pregunta insistentemente "¿dónde está el cordero?", a lo que el astuto anciano estuprador responde "nos está esperando en un lugar apartado del monte, privado e íntimo, agradable a Dios" o algo equivalente. Al muchacho también le gusta la sangre, el misterio y los juegos crueles, por lo visto, puesto que está ansioso por llegar pronto y degollar al corderito. Cuando llegan al lugar que Abraham tiene escogido -otra decisión que le atribuye a la voz de Dios- Abraham cae sobre Isaac y ocurren dos posibles cosas: (1) lo golpea para someterlo aturdido ya que el muchacho es bastante fuerte como para haber cargado leña cuesta arriba y el padre es anciano. En un forcejeo habría tenido ventaja el adolescente. O bien (2) no hay forcejeo sino seducción y sometimiento, como lo registran la mayoría de los autores, con un poco de utilería sadomasoquista: vista vendada, amarras en los brazos y las piernas. No pocos se inclinan por recrear la escena simplemente con la sumisión del muchacho. Por cierto, el nombre Isaac significa "para la risa". Acá ocurre lo mejor: Abraham empuña el cuchillo y se prepara para asestar el corte en la yugular, cuando un ángel le toma el brazo, lo afirma, lo retiene, o según algunos más sutiles, le toca el hombro. En la novela bizarra llamada Biblia el relato textual dice que la voz del ángel le habló desde las nubes. Llama la atención que el Dios con el que alucina el homicida Abraham haya optado por terminar el plan por medio de un ángel y no hablándole directamente, ya que antes lo había hecho. Pero no es tan curioso si pensamos en que Abraham ya ha mostrado signos de delirio con estos seres bellísimos y andróginos que llama ángeles, los cuales se le aparecen y lo atormentan con visiones tentadoras. Ciertamente, la descripción y representación de Isaac también es angelical, muy rara vez con rasgos semitas (es decir moreno, de nariz y mentón pronunciado y de pelo negro) sino con predominio de rasgos caucásicos y cuerpo apolíneo, rubio, blanco y de mejillas rubicundas, como son en la actualidad la mayoría de los judíos, donde predomina el origen kazar, eslavos convertidos al judaísmo en el siglo VIII. Y así termina entonces el relato, con una declaración de homicidio frustrado, según la legislación chilena, o en grado de tentativa según otras. Cabe decir que Abraham no declara arrepentimiento ni se detiene en su resolución de segar la vida del hijo y el ángel viene aquí a actuar como un disuasivo externo que frustra la acción. En su intencionalidad se muestran varias agravantes: premeditación, alevosía y ensañamiento. Al menos en Chile de acuerdo a la ley vigente, no concurre la irreprochable conducta anterior puesto que Abraham cuenta con abuso sexual y mutilación de Ismael de 13 años -lesiones menos graves a través de la circuncisión-, maltrato físico y verbal de éste y su madre, abandono y evasión de pensiones alimenticias, entre otras posibles faltas y delitos. Por tanto Abraham habría sido condenado a cadena perpetua por parricidio frustrado. A menos que concurriera la declaración de enfermedad mental como eximente, dado sus alucinaciones y estado de delirio. En cuanto a la ley vigente en otros países, especialmente los que tienen a Abraham como profeta, el propio Abraham habría sido ejecutado.

Vamos a otro relato paralelo: el cuchillo es un símbolo fálico. Las trazas de acto sexual son mucho más evidentes en el arte, donde la inmensa mayoría de maestros de la plástica presentan el episodio con rasgos altamente eróticos. El cuerpo masculino juvenil es estilizado, de modelo greco-latino y praxiteliano, como es propio del arte del Renacimiento, donde se recupera la sensualidad de la figura humana. Así en Caravaggio existen dos versiones, una cuya autoría es controversial con Cavarozzi  (pintado hacia 1598) de enorme fuerza sexual, con un Isaac de medio lado, de espaldas a Abraham y con mirada complaciente. En tanto el anciano lo jala por el pelo y blande el cuchillo a poca distancia del cuerpo pero clava la vista con arrobamiento en el ángel, que le devuelve la mirada seductora al tiempo que palpa el vellón de un cordero. El relato entre líneas en este cuadro, a mi juicio, es de un acto sexual sodomítico, con incesto y estupro, alternado en "menáge a trois", sin violencia, con placer y consentimiento de todas las partes. En cambio, bajo la misma lógica, el Caravaggio de Florencia (1603), fuera de toda controversia, representa una violación, con fuerte resistencia de Isaac y una intervención mucho más directa del ángel, que pulsa la mano que sostiene el cuchillo-falo. En el Rembrandt de 1634 el ángel logra hacer que Abraham el homicida deje caer el cuchillo, es decir, que suelte el falo con que está a punto de penetrar en el cuello de un Isaac completamente sometido, tendido boca arriba, semidesnudo con las manos atrás. El mismo Rembrandt registró después en 1659 otra escena de líneas mucho más toscas, donde las posturas son completamente diferentes: el homicida sostiene con fuerza el cuchillo, Isaac está de rodillas con la boca exactamente a la altura del bajo vientre de Abraham y el ángel hace una comparsa discreta, apoyando la mano sobre la espalda de Isaac y el hombro derecho del anciano. Acá la postura es más bien de sexo oral con un menage a trois voyeurista de parte del ángel.

En Matthias Stomer la escena es de sorpresa. Isaac está desnudo y sumiso, de espaldas a Abraham y éste último es tocado en el brazo con gran sobresalto. A mi juicio este cuadro representa la cópula a punto de ser consumada. Tanto Isaac como el ángel son mucho más jóvenes, casi niños, en esta representación.

La postura de cópula de Isaac dando la espalda justo a la altura de la pelvis de Abraham se repite en varios maestros: Orazio Riminaldi, Pedro de Orrente, Bartolomeo Cavarozzi, etc. En no pocos el impulso sexual es representado por el paño rojo que cubre las zonas sexuales de Isaac en tanto otros prefieren el paño blanco, indicador de la inocenciaPedro de Orrente ha optado por ambos colores para Isaac indicando que hay deseo en su visión pero inocencia en su sexo. Tiziano hace un Isaac más infantilizado, completamente vestido de rojo y con las nalgas en primer plano hacia el espectador en postura de hinojos. En tanto Luca Giordano prefiere el paño azul en sus dos representaciones, pudiendo indicar, talvez, un grado mayor de sometimiento con discernimiento de parte de Isaac, es decir, una extraña entrega gustosa, ya que el azul representa el libre albedrío y el placer. Acá sería más bien una experiencia de lo que actualmente se llama "snuff", tan bien expresado en la literatura de Dennis Cooper. Curiosamente el único artista que pinta a Isaac desnudo, en lo que hemos podido ver, es Chagall, el que hace una representación ridícula de sus órganos sexuales, ínfimos y desprovistos de vello.

En Luca Giordano tanto Isaac como el ángel son rubios y de cabello largo, con rasgos y posturas femeninas. Es especialmente llamativo el mural de Giambattista Tiepolo, en el que Isaac está en primer plano central con la mirada fija en el enfoque del espectador, como si devolviera la mirada con resignación. La expresión y la postura es casi fotográfica, con rasgos andróginos y púberes, muy similares a los que hoy en día, más de 400 años después, se usa en la gráfica del animé y el comic. Esta es la única obra consultada en la cual Isaac está cómodamente sentado sobre el altar de leños.

En resumen, tanto el relato mítico como el arte alusivo a este mito son de una fuerte violencia, con rasgos de fantasía sexual y, a través de su historia de fe y de culto religioso, reviste un encubrimiento del crimen, el fanatismo, el delirio mesiánico, el incesto y el estupro. Estos temas han sido incentivo para el arte, como es natural, dada la capacidad que tiene el artista de sumergirse en el inconsciente y en la simbología profunda. Hay rasgos de una erotización contenida, distorsionada y vulnerada en la controversia visual sobre el tópico del consentimiento adolescente, la voluntad en definitiva, que ninguno ha sabido llevar más lejos que el Caravaggio de Florencia. Pero más allá de esto, en lo que estética y políticamente nos concierne, el "sacrificio de Isaac" es el bautismo de fe de la crueldad contra el niño así como la expulsión de Ismael es el desprecio por la protección y el culto a la evasión del compromiso filial. En ambos temas se consagra la verdad a secas de la religión judeo-cristiana, madre de todas las descomposiciones sociales de la cultura occidental, hasta nuestros días, desde que erigió el culto al monoteísmo excluyente, al sentimiento de culpa, a la perversa idea del pecado original, el castigo y la obediencia ciega como camino para llegar a su Dios -obediencia que se basa en las leyendas canónicas de su credo-, el desprecio por la diversidad de la naturaleza humana, etc.

Sirva esta nota como homenaje a todos los niños y niñas que han sido objeto de vejación y muerte en los centros de internación y protección social para menores del Estado de Chile (SENAME). El sacrificio demiúrgico de Isaac está en pleno desarrollo.



 
Anton Losenko - 1737-1773

Bartolomeo Cavarozzi  - 1590-1625

Caravaggio o posible Cavarozzi  ca. 1598

Caravaggio; ca. 1603 (Versión Florencia)

Daniel Seiter - ca. 1690

Domenichino - 1581-1641

Giambattista Tiepolo  - 1696-1770 (detalle)

Giambattista Tiepolo  - 1696-1770 (mural completo)

Giovani Doménico Tiepolo  - 1727-1804

Giovanni Battista Pittoni , 1720

Giovanni Lanfranco (1582-1647).

Jacob Jordaens - 1593-1678

Jerry Harston (1943- 2009)

Jerónimo Jacinto Espinosa (1600-1667)

Johann Liss; 1590-1631

Juan de Valdés Leal (1622-1690)

Laurent de La Hire (1606-1656)

Luca Giordano (1634-1705) 1

Luca Giordano (1634-1705) 2

Marc Chagall (1887-1985)

Matthias Stomer (1600-1650)

Orazio Riminaldi (1593-1630)

P. P. Rubens (1577-1640)

Paolo Veronesse (1528-1588)

Pedro de Orrente (1580-1645).

Rembrandt (1606-1669) ca. 1634

Rembrandt (1606-1669) ca. 1659

Tintoretto (1518-1594)

Tiziano (1490-1576)